Experto en cubiertas

Jorge Kallaur aprendió el oficio de la mano de su padre, que hace 49 años comenzó con Rocha 2. Ahora se llama Neumáticos Escobar y conserva una clientela fiel. Además, agregó servicios para seguir siendo competitivo en un mercado exigente.

 

En 1970, Teodoro Kallaur abrió su gomería en un por entonces mucho menos poblado Belén de Escobar, en Spadaccini y Colectora Este. Diecinueve años después, su hijo Jorge heredó el local de reparación y venta de neumáticos y, con el paso del tiempo, fue incorporando nuevos servicios para satisfacer las necesidades de los clientes.

Durante cuatro décadas la gomería se llamó Rocha 2, “porque la casa central estaba en Tigre, sobre la calle Rocha, y las sucursales se llamaban como el domicilio legal de la firma”, explica. “El local tuvo ese nombre mientras fue una sociedad anónima entre mis hermanos y mi padre, después se disolvió y le puse Neumáticos Escobar, hace siete años, pero todos me siguen llamando Rocha 2”, reconoce.

Cuenta que su principal sostén es la fidelidad de sus clientes, con quienes generó un vínculo de confianza y en muchos casos también de amistad a lo largo del tiempo. “Hoy el negocio lo mantengo por ellos y el boca a boca que se va generando”, afirma.

A su vez, Neumáticos Escobar también fue ofreciendo alternativas al servicio básico: sumó reparación de trenes delanteros y frenos, mecánica general y hace dos años también arregla llantas.

Emparchar gomas y realizar alineación y balanceo es lo más usual en su rutina de trabajo. En menor medida lo siguen la venta de neumáticos nuevos, que por la inflación cayeron un 25% en el último año, según sus cálculos.

“Antes la gente venía y pedía que le cambie las cuatro gomas. Hoy se perdió mucho poder adquisitivo y ya no lo hacen, compran de a una. Antes vendía solo Firestone y no daba a basto, sumé Pirelli, pero ahora es distinto. La gente busca que sea redonda y barata, nada más”, confiesa sobre el impacto de la situación económica en su actividad, que lleva a sus clientes a priorizar precio sobre calidad y dosificar los gastos al máximo.

Experto en la materia, señala que en el país se fabrican cuatro marcas de gomas y que todas las demás son importadas, pero que no hay tanta diferencia entre unas y otras. “La cubierta dura cuando el auto está guardado bajo techo, sin que lo agarren ni el frío ni el calor todo el día. Las cubiertas tienen vencimiento, es cierto, pero yo trabajo más por pedido sin un gran stock, así que en ese sentido no hay problema”, remarca, explicando cómo hacer para que rindan más y tengan mayor vida útil.

También destaca que la industria del caucho mejoró mucho: “En mis inicios las cubiertas no duraban más de 25 mil kilómetros, hoy duran 60 mil tranquilamente. Se agregaron compuestos que le dan más agarre y durabilidad”.

Además, recomienda que cada 10 mil kilómetros se roten las cubiertas, dado que las delanteras tienen mayor desgaste que las traseras. Seguido a eso se debe alinear y balancear, para que el vehículo quede en perfecto estado.

Ya sea para auto, camioneta, camión o tractor, en Neumáticos Escobar se consigue todo tipo de cubierta, con el respaldo de casi medio siglo de experiencia y atención personalizada.

Por Javier Rubinstein

Comments

comments

 

Diseño de paginas en Zona Norte

Directory Wizard powered by www.polldirectory.net